Lineas de vuelo: Pruebas de corte y estiramiento
Por Juan R. Rinaldi (Mar del Plata)


Objeto del trabajo:
     Demostrar empíricamente con cuantos kilos se corta una línea de vuelo y qué estiramiento sufre según los kilos que soporta.

Método Utilizado:
     Se tomaron distintos tipos de líneas (trenzadas y monofilamento) a las cuales se les ató en uno de sus extremos un recipiente que fue cargándose con litros de agua en forma paulatina, estableciendo resultados en kilos, en cada uno de los pasos.
     Para que no haya confusiones, se aclara que se tomó una línea de las dos que componen un juego o par de líneas que se usan en el vuelo, por lo tanto, los resultados obtenidos serían aproximadamente la mitad de lo que soportarían el par de las mismas estando atadas en el modelo.

Prueba 1: Resistencia al corte
    
Se realizó tomando 1 metro de cada línea.

Tipo de Línea Medida Kilos en los cuales se cortó
 Trenzada Brodak - 7 hilos 0.15"  15,0 Kilos
 Trenzada Brodak ¡ 7 hilos 0.18"  17.5 Kilos
 Trenzado ucraniano 0.15"  19.5 Kilos
 Monofilamento Brodak  0.14"  15,0 Kilos
 Cuerda de piano (monofilamento)  0.15"  4 Cms.

Prueba 2: Estiramiento,
     Se realizó tomando 19 metros de cada línea, con un estiramiento previo de 2 kilos y luego con el agregado de 4 kilos. La medida se tomó, al agregar este último kilaje.

Tipo de Línea Medida Centímetros que estiró
 Trenzada Brodak - 7 hilos 0.15"  4,5 Cms.
 Cuerda de piano (monofilamento)  0.50 mm  14.5 Kilos

Forma en que se ataron los terminales de las líneas.
    
Para realizar el "enlazado" y atadura de los extremos de las líneas se usó un tubo capilar de cobre de los que se utilizan en las heladeras (cualquier casa que repare estos artefactos puede proveerlos). Para facilitar el doblado de este tubo, en primer lugar de lo calienta con la llama de una cocina e inmediatamente se lo sumerge en agua fria. Este cambio calor-frio deja al tubo absolutamente maleable para su doblado. El pasaje del extremo de la línea se hizo de esta manera.


Espero que este trabajo haya sido de su agrado.
Juan R. Rinaldi